¿Cómo ayudar? Donaciones
Colaboradores
MTIN COMISION VADE COMUNIDAD AECID
 

Proyectos en desarrollo

Programa Canguro - F. Canguro


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Propuesta de Proyecto
 
 
DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO
 Introducción
 Carita Feliz es una fundación española dedicada a proporcionarle educación, protección y desarrollo integral a los niños y niñas marginados en Colombia, especialmente en la ciudad de Medellín. Su trabajo se concentra en identificar y apoyar a fundaciones que también trabajen para la niñez y las cuales tengan el potencial para lograr,  por medio de este apoyo, un incremento significativo de la población cubierta bajo altos estándares de calidad.
 El MMC (Método Madre Canguro) es una práctica humanizada estratégica, fundamentada en recurso humano experto y en el “empoderamiento” de la madre y la familia, para el cuidado y atención integral de niños y niñas en extremo frágiles debido a condiciones críticas de prematurez o BPN (bajo peso al nacer), con una utilización más racional y económica de los recursos técnicos y científicos implicados.
 Su eficacia, seguridad y refinamiento han sido consolidadas y continúan evolucionando gracias a los resultados de investigaciones científicas adelantadas por diferentes grupos en diversas partes del mundo.
 El neonato en tales condiciones, de no ser atendido pronta y muy profesionalmente, está sujeto a sufrir consecuencias que van desde la muerte y la parálisis cerebral hasta otras graves secuelas de por vida como pueden ser las severas limitaciones neurosensoriales, afectando muy injustamente la autonomía del individuo, su capacidad de aprendizaje y desarrollo y su posterior desempeño como ciudadano en todo lo que ello implica.
 Los programas de desarrollo temprano de la primera infancia son la mejor inversión socio-económica de cualquier sociedad; además de altos retornos económicos, producen efectos sobre la pobreza, la desigualdad, la estabilidad social, entre otros, que además de ser obviamente deseables como meta natural, constituyen una obligación ética para toda sociedad civilizada.
 El MMC es una poderosa herramienta para humanizar, complementar y mejorar los cuidados neonatales de alta tecnología, independientemente del nivel de desarrollo del neonato.
 Carita Feliz ha decidido apoyar este proyecto porque ofrece una alternativa de alto y profundo impacto en esta población injustamente vulnerable y vulnerada, constituida en su inmensa mayoría por personas de muy bajos niveles socioeconómicos con un alto componente de afectados por la violencia, muchos de ellos en estado de desnutrición , marginamiento económico y con alto riesgo de discapacidad neurosensorial.
 La Fundación Canguro adelanta este proyecto en Medellín, con influencia en los municipios circunvecinos, mostrando altos niveles de conocimiento, buenas prácticas, organización, experiencia y madurez, elementos que se constituyen en garantía de gestión para ser merecedores de este apoyo.
 
Resumen breve del proyecto
 
El proyecto está concebido y estructurado en cuatro pilares básicos, constituidos a su vez en los objetivos fundamentales del mismo:
 
  1. Adquirir una sede que permita atender 1600 niños nuevos cada año para finales de 2012, dentro de una estructura física adecuada y suficiente en lo referente a muebles, equipos médicos y de comunicación
  2.  Formular un plan de acción inmediata que permita ampliar gradualmente la cobertura del Programa Madre Canguro logrando la meta de 1600 ingresos para final del 2012.
  3.  Fortalecer los convenios con Administradoras del Régimen Subsidiado, Cajas de Compensación Familiar, redes sociales del Departamento y entes territoriales (entidades inscritas y administradoras del Sistema de Salud Pública) para llegar con el Programa Madre Canguro a los recién nacidos en estado crítico de bajo peso y/o prematurez del área metropolitana del valle de Aburrá y municipios circunvecinos en Antioquia.
  4.  Integrar el seguimiento del primer año de vida con políticas públicas de seguimiento de los niños de alto riesgo y convenios con otras instituciones que ejerzan la vigilancia especial hasta la edad escolar, para garantizar la consolidación de su desarrollo integral y su desempeño en etapas posteriores de socialización.
 
Análisis/justificación
 
“La libertad, la justicia y la paz en el mundo se basan en el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana”. Principio proclamado en la carta de las naciones unidas.
 
 
El enunciado de las naciones unidas en la declaración de los derechos del niño reconoce que “el niño, para el pleno y armonioso desarrollo de su personalidad, debe crecer en el seno de la familia, en un ambiente de felicidad, amor y comprensión” y considera que “el niño debe estar plenamente preparado para una vida independiente en sociedad y ser educado en el espíritu de los ideales proclamados en la Carta de las  Naciones Unidas y, en particular, en un espíritu de paz, dignidad, tolerancia, libertad, igualdad y solidaridad”.
La declaración de los derechos del niño indica que “el niño por su falta de madurez física y mental necesita protección y cuidados especiales, incluida la debida protección legal, tanto antes como después del nacimiento”.
 
  
El Artículo tercero de la Declaración de los derechos del niño establece que “en todas las medidas concernientes a los niños que tomen las instituciones públicas o privadas de bienestar social, los tribunales, las autoridades administrativas y los órganos legislativos. Una consideración primordial que se atenderá será el interés superior del niño”.
 La prematurez en el mundo se superpone a la pobreza y Colombia es un país pobre. La tasa de nacimientos de niños de BPN (bajo peso al nacer) es del 12% en Colombia. (La tasa en Europa es del 5%). Para el cuidado de los recién nacidos y especialmente el de los niños de BPN (menores a de 2.500 grs.) es necesaria la utilización de técnicas costosas y sofisticadas, que existen en Colombia y en Medellín, pero en número insuficiente para una cobertura adecuada.
 La prematurez y/o BPN en Medellín y sus áreas vecinas es un problema concomitante y directamente relacionado con la pobreza, la ignorancia y la exclusión social.
 Nuestro proyecto atiende en forma directa a tres de los objetivos del milenio, como son, erradicar la pobreza extrema y el hambre, lograr la enseñanza primaria universal y reducir la mortalidad infantil.
 El método madre canguro permite una intervención fisiológica, humana y emocionalmente apropiada, para complementar el cuidado neonatal de todos los recién nacidos prematuros y/o de bajo peso al nacer que así lo necesiten, con la conveniencia añadida de una utilización más racional y económica de los recursos disponibles.
 Su eficacia y su seguridad ya han sido comprobadas en investigaciones científicas realizadas en Colombia en la última década dentro del marco estricto de protocolos rigurosos.
 El bajo peso al nacer (BPN) es un grave problema de salud pública que afecta desproporcionadamente a los países en vía de desarrollo. De las 4.000.000 de muertes al año en menores de 1 mes, el 50% se asocia a BPN. El 90% de las muertes de recién nacidos ocurre en los países subdesarrollados, en cuyo interior además se presenta una tasa de muertes muchísimo mayor entre los más pobres en comparación con aquella de los más ricos.
 El manejo tradicional (distinto al MMC) del niño de BPN es Costoso, altamente demandante en tecnología y con alto riesgo de tener pobres resultados. Perjudica la vinculación madre-hijo.
 El MMC se fundamenta, en cambio, en un concepto que implica transformar la manera como cuidamos nuestros bebés de BPN, haciéndolo en forma humanizada, científicamente sólida, con extensión a su desarrollo psicológico y con fortalecimiento del vínculo madre-hijo.
 La fundación canguro promueve una atención con vocación asistencial con cuidados técnicamente óptimos y humanizados del recién nacido frágil y su familia, “empoderando a los padres en el cuidado de sus hijos”.
 El MMC puede ser la única alternativa para esos niños y niñas neonatos en estado crítico dentro de sus posibilidades prácticas, por ser seguro y costo- eficiente. Es preciso y óptimo no sólo para lograr la supervivencia sino también, con énfasis, para alcanzar una mejor calidad de sobrevida con dignidad humana.
 El método Madre Canguro logra comprobadamente:
  1.  Humanizar la neonatología en todas las etapas del cuidado del niño prematuro brindando un cuidado integral, oportuno y de calidad al hijo y a la madre, inicialmente desde el hospital y luego desde su entorno familiar.
  2. Atender las necesidades del neonato en estado crítico de BPN desde el mejor trabajo médico especializado, tanto tecnológica y la biomédicamente, como desde las áreas psicológica (cognitiva y emocional), social y humana.
  3. Conseguir excelentes resultados en el manejo del niño(a) pre-término y/o de BPN en cualquier nivel de tecnología, siendo seguro y efectivo.
  4. Proteger el desarrollo cerebral, por cuanto disminuye o atenúa los efectos estresantes propios de una unidad hospitalaria de neonatos.
  5. La detección temprana de riesgos o comienzos de alteraciones neurosensoriales, permitiendo su atención oportuna y mejorando el pronóstico para estos niños con incidencia para toda su vida. 
  6. Optimizar los recursos humanos, financieros y tecnológicos para el departamento, el hospital y la familia en la atención del recién nacido.
  7.  Disminuir la sobrecarga del servicio cuando el número de prematuros sobrepase la capacidad de la maternidad.
  8.  Equilibrar la desigualdad en materia de acceso a la atención en salud de buena calidad, ya que está al alcance de las personas más pobres, provenientes predominantemente de las zonas más pobres de una ciudad de un país subdesarrollado, como es el caso de Medellín que nos ocupa.
  9.  Utilizar de manera más racional los recursos disponibles (la salida precoz, gracias al MMC permite la utilización de la incubadora para un niño más enfermo).
  10.  Disminuir la tasa de infección intrahospitalaria y por lo tanto la morbimortalidad infantil, y su costo, tanto humano como material.
  11.  Establecer un seguimiento de alto riesgo para estos niños, con el fin de corregir las desviaciones del desarrollo neuropsicomotor y sensorial antes de que se establezcan las secuelas (retinopatía de la prematurez, parálisis cerebral, problemas de refracción y de audición).
  12.  Brindar y fortalecer en los padres de estos niños frágiles, el sentimiento de ser competentes y responsables, para sacar adelante a sus hijos.
  13.  Favorecer la alimentación con leche materna, no sólo para los prematuros, sino también para todos los niños hospitalizados en el servicio, ya que la enseñanza sobre esta materia, se hace de manera colectiva en el servicio.
  14.  Establecer un control nutricional estricto, particularmente hasta la edad de 40 semanas (edad postconcepcional), permitiendo llevar a esta fecha, al niño prematuro o de BPN, a un estado lo más parecido posible a un recién nacido a término, dándole también las herramientas para desarrollarse lo más sanamente posible.
 
Actualmente la Fundación Canguro tiene en Medellín un centro de excelencia en la aplicación del MMC, apto para la atención de 440 niños al año procedentes de Medellín y el área metropolitana.
 Los indicadores demográficos de Colombia aportados por el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas y citados en la Encuesta Nacional de Demografía y Salud señalan:
 
·         Una población de 45.2 millones de habitantes, de los cuales aproximadamente el 37% son menores de 18 años (16.400.000).
 
·          Un crecimiento poblacional anual de 1,7 %, con una Tasa de natalidad de 22.31 nacimientos/1000 habitantes.
 
·          Un 8.8% tiene BPN (Bajo peso al nacer, menor a 2.500 gramos.).
 
·         Una mortalidad infantil de 13.1 muertos por 1000 nacidos vivos.
 
·         Una desnutrición en menores de 5 años de 6,7 %, con una lactancia exclusiva en menores 6 meses de 11,6 %.
 
·          En Medellín, el bajo peso al nacer   en el 2008 fue de 10,30   por cada mil nacidos vivos, frente a 10,21 en 2007.
 
·         En 2005 y 2006 el indicador se mantuvo por encima de diez. El indicador para Medellín ha mostrado estabilidad, pero ha estado por encima del pro­medio para Colombia en los últimos años, lo cual resalta la necesidad de este programa muy especialmente.
 
·         Según estadísticas de la Seccional de Salud de Antioquia, en el 2007 en Antioquia nacieron en total 8.692 niños y niñas menores de 2.500 gramos.
 
·         La tasa de mortalidad infantil se construye en buena parte por muertes ocurridas en el período neonatal, comprendido este desde el nacimiento hasta el día 28 de vida.
 
·          Se calcula que en Colombia, durante el año 2007, ocurrieron 6.245 muertes durante este período (28 días de nacido(a)), lo que equivale al 62,4% de la mortalidad infantil. De estas, 1226 muertes (13.03%) se registraron en el Departamento de Antioquia.
 
·         La incidencia de discapacidad definitiva en niños es del 8%, siendo el déficit sensorial, el físico y el cognitivo los más frecuentes. El 12.5% de los discapacitados son menores de 5 años y sus principales causas son perinatales, congénitas o infecciosas.
 
Tasa de mortalidad infantil Colombia por 1.000 nacidos vivos
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008 p
 20.41
19.92 
18.05 
17.18 
16.28 
15.91 
15.47 
15.32 
13.05 p